La diabetes gestacional

 

La diabetes gestacional, se diagnostica en la semana numero 28 de embarazo y es un motivo de preocupación tanto para los papas y el equipo de salud que atiende el embarazo, se trata de una afección que puede darse en mujeres que nunca han tenido altos niveles de azúcar en la sangre.

Este tipo de diabetes, afecta alrededor del 4 % de las mujeres embarazadas, esto corresponde a mas de 135. 000 casos de diabetes gestacional, si bien no se sabe las causas para que una embarazada sufra de diabetes gestacional, pero si hay algunos indicadores.

Durante el embarazo, la placenta sostiene al bebe mientras va creciendo y las hormonas presentes en la placenta ayudan al correcto desarrollo del bebe, pero son estas mismas hormonas que impiden la acción de la insulina en el cuerpo de la embarazada, lo que se conoce como resistencia a la insulina.

Esta resistencia a la insulina, impide que la futura mama cuente con la cantidad necesaria de insulina, que puede llegar a ser hasta tres veces mas el requerimiento de insulina, si el organismo no cuenta con la insulina que necesita para el embarazo, la glucosa comienza a acumularse en la sangre hasta que los niveles aumentan demasiado, lo que se llama hiperglicemia.

La diabetes gestacional, se presenta en los últimos meses de embarazo, una ves que el bebe ya esta formado, pero mientras el bebe sigue creciendo, por lo que la diabetes gestacional no causa defectos de nacimientos, como los que si se dan en las embarazadas que padecen de diabetes desde antes de embarazarse.

De todas maneras, si la diabetes no se controla puede causar daños en el bebe, cuando una embarazada padece de diabetes, su páncreas trabaja mucho para producir insulina, pero esta no llega a disminuir los valores de glucosa en la sangre y a pesar de que la insulina no traspasa la placenta, la glucosa y los nutrientes si lo hacen, como consecuencia el bebe estará en un ambiente con mucha glucosa, entonces el bebe al contar con mas energía de la que necesita, esa energía comienza a acumularse en forma de grasa, lo que a su ves puede causar algunos daños como la macrosomia, algo que genera daños en la salud del niño.

Ademas los niños nacidos de madres que han sufrido de diabetes gestacional, pueden nacer con bajos niveles de glucosa en la sangre corriendo riesgos respiratorios, los que nazcan con exceso de insulina cuentan con mayor riesgo de obesidad y de que cuando lleguen a ser adultos, padezcan diabetes tipo 2.

Todo lo mencionado, deja claro que una futura mama que padece de diabetes gestacional, debe de comenzar un tratamiento de manera inmediata con el fin de mantener los niveles de glucosa en sangre dentro de los valores normales, si se realiza correctamente el tratamiento, el bebe nacerá absolutamente normal como un bebe de un embarazo que no padecía diabetes gestacional.